Novedades del sitio

 
 
Picture of  Prof. Román Víctor Berra
9 de Julio
by Prof. Román Víctor Berra - Thursday, 9 July 2020, 12:22 PM
 

¡Día de la Independencia!

Casita de Tucuman

Agradecemos el aporte a nuestra escuela de la Profesora Marilí Larrosa, que nos ha dejado sus palabras para esta ocasión.

 "Allí donde partir es imposible
Donde permanecer es necesario
Donde nunca se está del todo solo...
Donde cualquier umbral es la morada
Allí donde se quiere arar y dar un hijo
Allí donde se quiere morir.......
¡Allí está la Patria !"

 MARIANO MORENO

 Por un 9 de Julio de 2020 como una renovación
de promesas históricas

 

La historia nos enseña que la independencia no es un hecho o un derecho que simplemente nos toque. Ni tampoco un privilegio.

  Las personas como los pueblos transitamos procesos de aprendizajes, aciertos y desaciertos, avances y retrocesos. Pero todo ello siempre se da en un contexto que posibilita los cambios, la madurez y la ansiada emancipación.

 Durante las primeras décadas del siglo XIX los procesos revolucionarios independentistas de América comienzan a manifestarse con fuerza en diferentes territorios, pero valiéndose como punto de partida de procesos europeos que marcaron la necesidad del cambio: los ideales de la Revolución Francesa, la expansión napoleónica y sus efectos en el trono español.

 Así como existía un contexto que posibilitaba pensar la independencia, otro hecho era clave para que estos procesos independentistas pudieran concretarse: los objetivos debían ser afines, los territorios debían trabajar unidos, y solo desde la unión podría avanzarse hacia la liberación.

 La historia sigue enseñando a quien la lee: es claro que esto no ha cambiado a lo largo del tiempo, solo cuando trabajamos unidos en pos de un propósito común obtenemos resultados. Aprender a leer la historia es avanzar en la misma. De eso hablamos cuando decimos que es necesario recuperar nuestras memorias.

 Para llegar al desenlace de Julio de 1816, las Provincias Unidas atravesaron luchas internas, divisiones, rebeliones, dudas, conflictos. Múltiples obstáculos que dificultaban los logros de una consolidación institucional nueva. Y mientras esto sucedía Fernando VII recuperaba su poder en España y comenzaba a organizar sus tropas para recuperar el dominio debilitado sobre América. Ante esta nueva amenaza, los criollos encontraron la fortaleza para unirse en pos de una nueva organización. Un Congreso Constituyente, con la firme voluntad de crear una patria unida e inclusiva fue convocado. Un sueño era el motor: una patria grande y autodeterminada. Y así llego al 9 de julio de 1816, un día lleno de esperanzas y promesas de independencia.

 La independencia no llego ese día. Nada se logra en un día ni con una declaración de voluntades. La libertad es el logro de la suma de voluntades, más trabajo arduo. Ese día se proclamó una emancipación política. Un camino difícil por recorrer que implicaba muchos sacrificios ya que las Provincias Unidas estaban empobrecidas bajo el dominio extranjero y siguieron años de grandes dificultades, de nuevos dominios económicos, que implicaron años de luchas internas y diferencias.

 Pero aquella definición significó una voluntad de libertad, de reconocimiento de derechos, de búsqueda de caminos de crecimiento, a veces difíciles pero imprescindibles para sostener esa libertad.

 Y si algo dejó en claro el 9 de julio de 1816 es que la independencia debe ser sostenida día a día, codo a codo, tema a tema por todos nosotros, juntos. Porque la libertad es un derecho cuando respetamos los derechos. Y siempre es un trabajo en equipo. No existe de otra forma. Y estas épocas de crisis institucionales, crisis de salud, crisis de definiciones vitales tan profundas que atravesamos en el mundo entero, asistimos a la realidad de que para tener derechos debemos trabajar por ellos, respetarlos, respetarnos, cuidar al otro, cuidarnos… Asistimos al hecho de que la libertad y la independencia no son meras declaraciones sino compromisos, voluntades aunadas, responsabilidades colectivas, trabajo sostenido, y respeto por los derechos humanos.

La historia enseña, la memoria nos nutre y nos constituye. El 9 de Julio nos convoca a ser independientes, responsables y a trabajar unidos.